“Mi furgoneta Calixta es la más lista”

Laia Palau, capitana de la Selección Española de Baloncesto, es la primera protagonista del calendario mensual de Universo Mujer.

“Mi furgoneta Calixta es la más lista”
  • Mail
  • Facebook
  • Twitter
  • WhatsApp
2 de enero de 2016
“Mi furgoneta Calixta es la más lista”
ver galería »

Laia Palau es la primera protagonista del calendario mensual de Universo Mujer del año 2016, un año que, en lo deportivo, está marcado por los Juegos Olímpicos de Río 2016. Para llegar a esa cita, la capitana de la Selección Española de Baloncesto liderará al equipo nacional en el preolímpico que jugarán a mediados de junio.

Más allá de los retos deportivos, desde Universo Mujer queremos conocer más de cerca a las protagonistas de nuestro deporte y es por eso que cada mes la protagonista del calendario nos contará una historia. En este caso, Laia, que es una gran aficionada a viajar… a perderse junto a ‘Calixta’, nos cuenta su último viaje, el que pudo realizar el verano pasado después de colgarse una nueva medalla, la de bronce en el Europeo de Hungría y Rumanía. Disfruta del “viaje” a través de sus propias palabras:

“Esta ‘road-movie’ empieza en Barcelona. Tengo entradas para el festival de teatro clásico y salimos para Mérida. ‘Calixta’ es el nombre de mi furgoneta. Porque es un modelo California y por el drama clásico de Calixto y Melibea. Y porque, según Isa Sánchez –ex internacional y ahora entrenadora ayudante de la Selección-, que la estrenó de ‘surfeo’ por el País Vasco… ¡la calixta es la más lista!

Partimos en diagonal España. Parada en Sigüenza y llegada a Emerita Augusta. Aluciné con Mérida y todo su arsenal romano. Mucho ambiente a los pies del templo de Diana. Un par de días en una Extremadura acogedora y huida del calor a la costa portuguesa. La zona escogida es el Alenteijo.

Ya lo conocía pero quería disfrutar otra vez de ese trozo de tierra sencilla, tranquila, virgen y de potente naturaleza. Es una zona buena para los surferos con lo cual hay un cálido ambiente ‘furgonetero’. El agua esta helada, pero el sol aprieta y las costas son como catedrales. Se ha acabado el Europeo, con lo cual decido que voy a pasarme 5 días a dieta y plan de recuperación… a saber: desayuno en la furgo, vistas de playa limpia y sin apenas gente, tostadas con tomate y aguacate, café esperando que el sol caliente de verdad, otro café…

Decidimos bajar por fin: plan de ataque. Diseño de la cesta con todo lo que quepa en nuestra previsión más optimista de lo que será la jornada: pareos, sombrilla, libros, palas, cartas, alguna cervecita fría, unas papas, algún jerseicito (porque esto no es el mediterráneo), agua y cremas solares de todas las graduaciones y para todo tipo de pieles, edades, sexo y condición social… ¡Vaya, lo básico para sobrevivir a dos pasos de la furgoneta!!

Plantamos el campamento. El máximo esfuerzo que llegaré a hacer estos días será fijar la sombrilla en la arena cada día y algún partidito a palas con el ‘modo competitivo off’. Y ya está… Vuelta y vuelta, alguna siestecita del borrego, leer, divagar, pasear por la orilla en busca de piedrecitas monas, espiar algunos percebeiros valientes y admirar una vez más el decorado gigantesco de esta batalla natural entre la montaña y el mar…

Discutimos si a las 4.30 es muy tarde ya para que nos emparrillen unas sardinas en algún lado. ¡Qué va! Estos portugueses son muy amables y tranquilos y te ofrecen a cualquier hora unos pescados deliciosos y unos vinos verdes helados. Sobremesa eterna, dilatada. Vuelta a la playa ya para acabar de remolonear y envidiar a todos los surferos que esperan la ola y la puesta de sol. Momento cumbre del día. Hay que elegir el mejor sitio posible para que el espectáculo sea aún mayor. Es el único momento del día con un poco de estrés, no vaya a ser que no saquemos la foto perfecta…

Todo se vuelve naranja y hace frío. Pero los ojos te mantienen caliente. Ruge el mar también, como si todo se rompiera y la luz se despide. En medio de la oscuridad y los grillos se ve la luz de ‘calixta’… Adentro, el ajetreo pre-cena, la cena pre-partida de cartas (a las cartas sí que no quiero perder), las cartas pre-conversación que se estira como la vía láctea y por fin, el sueño, que llega en mi cama en lo alto, a mitad de camino entre la sal y las estrellas.”

Descárgate el calendario de enero de UNIVERSO MUJER haciendo click aquí

Si te ha gustado, dale a

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *